segundo grado

Lee en familia este pequeño cuento del sapo y la luna.

El sapo y la luna

Al amanecer, un pequeño sapo que acababa de nacer escuchó hablar de la belleza de la luna. y muy decidido salió en su búsqueda.

— Voy buscando a la luna, — dijo primero a una víbora que tomaba sol.

— ¿Sabes si voy por buen camino? Le pregunto el sapo a la víbora.

La víbora pensó por un momento tragarlo de un bocado; pero, le hizo tanta gracia su inocencia que le respondió:

— Vas por buen camino, sigue adelante y con el paso del tiempo la encontrarás.

El sapito muy animado siguió su camino feliz.

— Estoy buscando a la luna, — dijo más tarde a un águila.

— ¿Sabes si voy por buen camino?

El águila pensó por un momento tragarlo de un solo bocado; pero, le hizo tanta gracia su inocencia que le respondió:

— Sigue tu camino tranquilo, con un poco más de tiempo la encontrarás. ella te saldrá a buscar.

Y así fue preguntando a todos los animales que iba encontrando por el camino hasta que empezó a anochecer.

— Voy buscando a la luna,  — dijo a un búho que estaba en la rama de un árbol.

— ¿Sabes si voy por buen camino?

El búho sonrió al ver al pequeño sapito.

— Sigue tu camino. enseguida saldrá a buscarte.

El sapito muy animado siguió su camino feliz.

— Voy buscando a la luna,  — dijo después a unas juguetonas luciérnagas.

— ¿Sabes si voy por buen camino?

Las luciérnagas le contestaron muy divertidas:

Cuando nosotras dejemos de lucir, mira al cielo. Ella saldrá en un momento. 

En unos segundos las lucecitas empezaron a apagarse y se quedó en completa oscuridad.

Entonces el sapito miró al cielo y exclamó:

—¡ohhhhhhhhh!

La luna lucía en el cielo resplandeciente y, sapito se quedó sin palabras porque, aunque había oído hablar de su belleza, jamás la hubiera imaginado tan hermosa.

  • ¿Por qué crees que el sapo no podía ver a la luna?
  • ¿Qué animales aparecen en el cuento? Dibújalos como te los imaginas.
  • Imagina que eres el búho del cuento, ¿qué le hubieras dicho o contestado al sapo? ¿por qué?
  • Con los materiales que tengas en casa arma la luna que se describe en el cuento.